Development mode
Thonet, Sebastian Herkner, 118

Silla 118: el «making of»

en una entrevista con Sebastian Herkner © arcade, marzo/abril de 2018

 

 

Sebastian, ¿cómo se dio colaborar con Thonet?

 

Ya conocía a Norbert Ruf (director de arte de Thonet) de un proyecto anterior, así que él ya sabía cómo trabajo. El verano pasado me preguntó si quería desarrollar con Thonet una silla para la feria imm.

 

 

¿Y cuáles eran las instrucciones?

 

Las instrucciones hacían referencia a Thonet como marca tradicional y al tema «100 años de Bauhaus» y a la «silla de Fráncfort». Tenía que ser versátil, que funcionara tanto en un restaurante como en casa. Estable, confortable, duradera, pero también sencilla y honesta, con un precio razonable.

Thonet, Sebastian Herkner, 118
Thonet, Sebastian Herkner, 118

¿Qué aspectos fueron especialmente importantes para ti?

 

Como diseñador, evidentemente siento respeto por el tema de la «silla de Fráncfort», al igual que por la empresa. Esto también conlleva cierta responsabilidad. Por una parte, el proyecto tenía que transmitir este espíritu de Thonet y, por otra, llevar mi propio sello. Por eso, le doy valor a que el asiento y el respaldo no estén chapados, sino que sean de madera maciza curvada para que nada se astille si la silla se golpea en algún lado. Para mí también fue muy importante hacer una versión lacada. Quería ese acabado brillante que se consigue al lacar y pulir muchas veces, hasta seis en total. Un proceso muy laborioso. Los colores y los detalles también fueron esenciales. Buscaba el verde y este azul lacado tan oscuro. Esa quizás fue la mayor discusión, y creo que el azul todavía podría ser un poco más oscuro (mira el prototipo que hay al otro lado). El diseño de las patas también es especial: redondeadas en su parte posterior y rectas en la parte delantera retoman la forma del asiento. El resultado es un juego muy bonito en el que la luz se refracta. La luz es primordial para el color y el material y cómo se transmite al producto. Con estos detalles la silla adquiere elegancia y delicadeza.

Thonet, Sebastian Herkner, 118

La referencia artesanal siempre desempeña un papel clave para ti.

 

Exacto. Por eso, también me parecía bonito volver a trabajar con una fábrica como Thonet. Una empresa alemana que, como Schramm o Wittman (para las que Herkner también ha creado novedades para imm), también produce en Alemania. Y, por supuesto, está la «Hessen connection», así que se llega muy rápido. (Thonet tiene su sede en Frankenberg y el estudio de Sebastian Henker está en Offenbach).

 

 

¿Estuviste tú mismo en el taller de Thonet?

 

¡Claro que sí! También he curvado madera. Aquí no se trata sólo de fuerza, sino también de saber cuándo y cómo tienes que doblar y torcer la pieza.  Hay que tener mucho tacto para ello.

Thonet, Sebastian Herkner, 118
Thonet, Sebastian Herkner, 118
Thonet, Sebastian Herkner, 118

El Diseñador

Sebastian Herkner, nacido en 1981, estudió Diseño de Productos en la Universidad de Diseño (HfG) de Offenbach (Alemania). Ya durante su carrera se centró en el diseño de objetos y muebles que se caracterizan por la fusión de distintas influencias culturales y la combinación de nuevas tecnologías con la artesanía tradicional. Su objetivo es resaltar la belleza polifacética de los materiales y conseguir que los detalles sutiles sobresalgan. En 2006 fundó su propio estudio de diseño en Offenbach del Meno y, desde entonces, crea productos para empresas internacionales como ClassiCon, Gervasoni y Moroso. Además, desarrolla proyectos de interiorismo y diseño para exposiciones en colaboración con expositores y museos. Sus trabajos han sido premiados en numerosas ocasiones.