Development mode
100 Jahre Bauhaus, Thonet, Bauhaus

 

Los muebles de tubo de acero de Thonet: una creación de la época de la Bauhaus

Hoy en día estamos acostumbrados a la forma y la estética de los muebles de tubo de acero. Se trata de conocidos hitos de la historia del diseño. Los historiadores de arte y los expertos en materiales llevan mucho tiempo dedicándose a estudiar cómo nació esta innovación creativa: ¿cuándo surgieron los diseños? ¿c ómo se influyeron mutuamente los primeros diseñadores de muebles de tubo de acero? Al finalizar la Primera Guerra Mundial, Alemania sufre una crisis social y política que también sacude los cimientos de las formas estéticas cotidianas y provoca cambios. Durante el primer año de la posguerra, 1919, no sólo nace la Bauhaus de Weimar, sino que, en el teatro de al lado, la Asamblea Nacional delibera sobre la Constitución de Weimar, y el Tratado de Versalles divide la sociedad. 

Thonet, 100 Jahre Bauhaus, Stahlrohr

Influidos en un primer momento por el Expresionismo y el movimiento holandés De Stijl, a partir de 1920 algunos diseñadores, arquitectos y artesanos buscan nuevas técnicas y formas. Dentro de la construcción de muebles, experimentan por primera vez con el tubo de acero como material. Son varios los factores que contribuyen a la popularidad y al éxito prolongado de los muebles de tubo de acero de Thonet. Por una parte, está la corriente creativa Neues Bauen, que se desarrolló con diversas tendencias, y por otra, la Bauhaus omo institución académica estética y cultural, ue debido a los cambios políticos se muda y —como consecuencia de su propia evolución— modifica su estrategia conceptual varias veces. La Bauhaus es un punto de referencia esencial, pero no es el lugar de origen de los nuevos muebles. Thonet, ya célebre por entonces gracias a su amplia colección de muebles de madera curvada, se presentaba como una empresa en crecimiento con prestigio internacional y como el socio natural de todos aquellos diseñadores que buscaban la tipificación en la arquitectura y la decoración, y es que Thonet fue pionera en distribuir tareas y en aplicar el principio de los sistemas modulares para fabricar muebles. Pero además de Michael Thonet, otros precursores del modernismo como Josef Hoffmann, Adolf Loos y Bruno Paul ya habían desarrollado muebles de madera curvada; algunos eran desmontables y se podían prefabricar en componentes individuales.

Thonet, 100 Jahre Bauhaus

 

Reinicio estético y funcional

A mediados de la década de 1920, la transición política y revolucionaria y la hiperinflación ya estaban superadas y comienza una breve fase de estabilización. En muchas ciudades alemanas se crearon urbanizaciones como ejemplo práctico de una nueva forma de construir que se amueblaban conelementos a juego. La decoración tradicional y sobrecargada que se estilaba antes de la guerra ya no encajaba ni con los nuevos planos ni con el lenguaje arquitectónico objetivo. En consecuencia, una nueva generación de diseñadores trató de cambiar la arquitectura y los estilos de vida conforme a este planteamiento. Dieron prioridad a la función de sus muebles. Así nació un nuevo tipo de mueble, cuyos diseños más relevantes sigue fabricando Thonet a día de hoy. Los pioneros de este avance fueron el húngaro Marcel Breuer, quien diseñó el primer mueble de tubo de acero, el holandés Mart Stam, que creó la primera silla sin patas traseras, y el alemán Ludwig Mies van der Rohe, que convirtió la silla con asiento voladizo en un objeto estético que oscilaba al sentarse: la silla cantilever. Los caminos y los motivos de los tres diseñadores se diferencian, pero tienen en común un nuevo enfoque de la vida en un mundo moderno. Todos ellos tenían contacto con la Bauhaus, aunque crearon sus innovadores diseños en otros contextos.

 

 

 

Tres pasos hacia la innovación del mueble

Todo comienza con los experimentos del ebanista Marcel Breuer, formado en la Bauhaus. Como «joven maestro» y director del taller de carpintería, estaba influenciado por el grupo holandés De Stijl, sobre todo por Gerrit Rietveld, quien había diseñado en Weimar una expresiva silla africana. En 1925, cuando la Bauhaus se preparaba para mudarse a Dessau, comenzó a ampliar sus conocimientos y capacidades —que hasta entonces se limitaban al tratamiento de la madera— en colaboración con terceras personas, probablemente con un cerrajero de la fábrica Junkers de Dessau.

 

La inspiración para elegir el material le llegó del manillar brillante y curvado de su nueva bicicleta Adler. Breuer intentó que el fabricante de Fráncfort fuera su socio de producción o proveedor de material, pero no lo consiguió. Sin embargo, en poco tiempo diseñó una colección de muebles que pudo utilizar para decorar parte del nuevo edificio de la Bauhaus y de las casas de los maestros de Walter Gropius. Así, una versión concreta del actual juego de mesas nido B 9 de Thonet se usó varias veces como taburete en los edificios de la Bauhaus, por ejemplo, en el comedor. La sillería fija del salón de actos también estaba compuesta por muebles de tubo de acero plegables de Breuer. En 1926 fundó con su compatriota Kálmán Lengyel una empresa en Berlín, Standard-Möbel, que se dedicaba a fabricar y vender muebles de tubo de acero. En ese momento la joven empresa ofrecía diversos modelos, pero todavía no tenía ninguna silla cantilever de tubo de acero. «Los muebles de metal son parte de una habitación moderna», escribe Breuer, y es que «los muebles, incluso las paredes de una habitación, ya no son macizos, monumentales (...), sino que el aire los recorre (...), como si estuvieran dibujados en el espacio; no impiden ni el movimiento ni la visión del cuarto». 

 

 

En la exposición «Die Wohnung» (la vivienda) de 1927, el joven arquitecto holandés Mart Stam se encargó de realizar una casa adosada con tres viviendas en el área «Weißenhof» de Stuttgart. La exposición la or anizaba la asociación gremial alemana «Deutscher Werkbund»; Ludwig Mies van der Rohe había diseñado el plan de ordenación del terreno y también era el director artístico. En noviembre de 1926 se celebró una reunión preparatoria en un hotel de Stuttgart, a la que acudieron Stam, Mies van der Rohe, Le Corbusier y Heinz Rasch, un joven arquitecto que después escribió en el periódico de Stuttgart sobre ella: Stam cogió una invitación de boda de Willi Baumeister que había sobre la mesa y dibujó por detrás un mueble que había construido hacía poco para su mujer embarazada. Estaba formado por diez tubos de gas de la misma longitud unidos por codos. Una placa de madera servía de asiento. Stam siguió desarrollando su idea hasta la exposición del año siguiente. Una empresa de carpintería metálica cercana ayudó a realizarla. El objetivo de Stam era «utilizar el tubo más fino con el radio más pequeño», lo que provocó un problema estático en un primer momento. 

Thonet, Geschichte, Stahlrohr

La silla se reforzó con suplementos macizos de hierro para que no se doblara. Esta silla de dos patas también se denominó «silla con asiento voladizo», ya que trasladaba al mueble un motivo típico de la arquitectura moderna: la estructura en voladizo. El mueble no se balanceaba ni oscilaba. A pesar de todo, fue una invención revolucionaria, un objeto del siglo que cambiaría radicalmente la construcción de muebles.

 

A Stam le interesaban los cambios sociales con los que la construcción podía contribuir. Riguroso y afable al mismo tiempo, propagó una economía de la sobriedad. El diseñador decoró una de sus tres viviendas de la urbanización Weißenhof con muebles de madera curvada de Thonet, y otra con sillas de metal sin patas traseras lacadas en negro. Breuer equipó la tercera vivienda con sus propios diseños de muebles, que estaban niquelados y tenían un brillo metálico, pero no sobresalían en voladizo. Mies van der Rohe había solicitado la patente de su butaca de tubo de acero dos días antes de que comenzara la exposición en Stuttgart. Al contrario que Stam, no apostó por la sobriedad, sino por la sencillez celebrada con un gran gesto. Sus sillas forman a ambos lados una gran línea semicircular y dinámica. A diferencia de los primeros diseños de Breuer —y sobre todo de la cantilever de Stam—, Mies buscaba un efecto estético de conjunto. En contraposición a los primeros muebles de tubo de acero de sus colegas, la silla de Mies (hoy la S 533 de Thonet) transmitía una sensación literalmente vibrante al sentarse. Es la primera silla cantilever. Sin embargo, Mies van der Rohe sólo pudo presentar su ambicioso mueble de tubo de acero doblado en frío cuando la exposición ya estaba llegando a su fin. Su silla es envolvente, una escultura que rodea al ocupante a ambos lados.

 

Producción en serie y éxito

Posteriormente, muchos diseñadores probaron las posibilidades y límites del tubo de acero como material. Mart Stam criticó a los «artistas de muebles» y rechazó las formas que no se correspondían con sus principios estéticos, que calificó como «monstruos de acero imposibles». Stam dio clases de Urbanismo en la Bauhaus durante un breve periodo, entre 1928 y 1929. En 1929, Thonet adquirió la empresa Standard-Möbel a la que Breuer había transferido sus derechos. El propietario era el empresario Anton Lorenz, quien había firmado un acuerdo de licencia con Mart Stam y procedía judicialmente contra competidores y plagios. Más tarde, Lorenz también se convirtió en asesor de Thonet. 

 

 

En 1930 se incluyó la producción de muebles de tubo de acero en Frankenberg con la creación del «Departamento de Acero». 70 años después de que se introdujera en el mercado el modelo de Thonet Nº 14 de madera curvada (actualmente 214), la empresa creaba una nueva y amplia colección basada en el tubo de acero, cuyo diseño técnico y fabricación fue perfeccionando cada vez más. Apoyándose en el principio inventado por Stam, Breuer diseñó más modelos para Thonet, como la silla cantilever S 32 (con apoyabrazos: S 64) y desarrolló el estricto lenguaje formal cúbico de Stam de conformidad con la tradición de Thonet: con asiento y respaldo de madera curvada revestidos de trenzado vienés. Esta combinación de materiales familiares y nuevos hizo que la silla cantilever de tubo de acero se convirtiera en un éxito: a día de hoy, sigue siendo el mueble de tubo de acero más vendido.

 

En plena crisis económica mundial, en 1930, la asociación «Deutscher Werkbund», invitada por la «Société des Artistes Décorateurs», presentó en el Grand Palais de París un apartamento totalmente amueblado según los diseños de Walter Gropius. Marcel Breuer mostró por primera vez su butaca S 35 de Thonet. Mientras que Stam se dedicaba, como arquitecto, a hacer viviendas de interés social en Fráncfort, con la exposición de la «Deutscher Werkbund» Gropius siguió otro rumbo, que Mies van der Rohe impulsó con su aportación a la exposición de Berlín de 1931. Los tipos de vivienda moderna se interpretan de forma lujosa. Existe armonía entre los espacios fluidos, las superficies brillantes de los muebles de tubo de acero y las maderas nobles. Como director de la Bauhaus entre 1930 y 1933, Mies también intentó en su época forzar este enfoque en contraposición al lema «Necesidad del pueblo en lugar de necesidad de lujo» de su predecesor Hannes Meyer. Sin embargo, Ludwig Mies van der Rohe nunca se vio como un arquitecto de la Bauhaus. Lo que creó antes y después de esta fase es muy importante en su obra.

1 / 15

 

El futuro de una creación centenaria

En la actualidad, las dos líneas de evolución, la del lujo y la de la sencillez, siguen jugando un papel decisivo en el diseño de muebles y ya no se perciben como polos opuestos. Desde finales de la década de 1930, Breuer, Gropius y Mies van der Rohe influyeron desde América en la evolución del «International Style» objetivo de la arquitectura y la decoración. En este contexto, los muebles de tubo de acero continúan marcando la pauta estética de un estilo de vida diferente. La renovación de la arquitectura fue la razón de un mobiliario de oficina marcado por la objetividad que sigue los principios estéticos de la sencillez.

 

Debido a los cambios de tendencias, los muebles de tubo de acero siempre estuvieron expuestos —y lo siguen estando— a distintas coyunturas. Thonet los sigue desarrollando. Los críticos, incluso desde las filas del modernismo, les echaban en cara su frialdad ocasional y su falta de calidez. En la decoración contemporánea han asumido un papel diferente; se aceptan como clásicos en conceptos basados en la mezcla de diversos estilos. Thonet se hizo muy pronto con los derechos de los muebles de tubo de acero, y aún los conserva en su poder. En 1961, el Tribunal Supremo Federal alemán concedió a Mart Stam los derechos de propiedad artística por su desarrollo. En Alemania, los diseños de Marcel Breuer y Ludwig Mies van der Rohe están protegidos por derechos de autor como obras de artes aplicadas. Hoy en día, Thonet produce los clásicos a mano, aplicando los vastos conocimientos de sus empleados y en combinación con la tecnología más moderna. No se trata de piezas de museo, sino de componentes vivos de la colección que se han mejorado o adaptado para su uso en exteriores, por ejemplo, con las líneas «Pure Materials» y «Classics in Colour». El propio Marcel Breuer ya hacía referencia a la durabilidad del tubo de acero como material. Ejemplos como la sillería de la sala de lectura de Ciencias Naturales de la Biblioteca Nacional Alemana de Leipzig demuestran la durabilidad de los muebles de tubo de acero de alta calidad. Aquí se sigue utilizando el modelo S 43 de la década de 1930.