Development mode
1 / 15

Solo Office

Foto: Solo Houses y Bas Princen

 

Diseño interior: Kersten Geers und David Van Severen (Office KGDVS)

 

Sillas: 214, 209, 107 

 

Arquitectura de vacaciones experimental en medio de un bosque catalán: eso es lo que el promotor inmobiliario francés Christian Bourdais pidió a doce jóvenes arquitectos vanguardistas. Según las convenciones, cada casa debía ser distinta. Ahora ya se ha terminado la segunda residencia de la serie «Solo Houses»: los arquitectos belgas Kersten Geers y David Van Severen (Office KGDVS) han proyectado un edificio circular que se integra en el entorno de una forma espectacular y prácticamente invisible. Situada sobre una plataforma con vistas al mar, se ha creado una casa que no tiene parte delantera ni trasera y, cuyo centro es un patio interior resguardado provisto de una piscina. Gracias a su gran fachada de cristal, desde aquí se mira hasta la costa.

 

Sus 550 m2 se reparten entre cuatro segmentos abiertos: una vivienda, una zona de dormitorio, una casa para invitados y un área de piscina. En el comedor, los arquitectos apostaron por una combinación de sillas de madera de Thonet teñidas en negro. La silla 107, para la cual el diseñador Robert Stadler se inspiró en la silla clásica de café vienés 214, forma un armónico conjunto con este diseño atemporal de 1859 y con la silla de madera curvada 209. Los tres diseños destilan elegancia, solidez y ligereza, características que también encarna la Solo Office de KGDVS.